El club Pulcinella (2ª parte): Los peponio’s

Historieta original del genial Ibáñez.

ARTÍCULO DE OPINIÓN

El día era hermoso, casi de playa, y, sin embargo, unos 200 colomenses se concentraban en la plaça de Vila para manifestarse contra la xenofobia y el racismo. El sol acaramelado le daba un aire señorial y limpio al Ayuntamiento, ajeno ya a la mugre de hace año y medio. En la puerta estaba el incansable cámara de Gramenettv haciendo una entrevista a una representante de la comisión antifascista. La mujer aparecía en primer plano y de fondo, los felices manifestantes. Y entre ellos, tres conocidos de la vida local: el gerente del Ayuntamiento, uno de los portavoces del grupo que aglutina a los movimientos sociales y quien suscribe este artículo. Los tres conversábamos amigablemente en medio de la plaza, ajenos al peligro que corríamos, pese a encontrarnos rodeados de personas y a plena luz del día. 

El cámara colgó las imágenes en internet para dejar constancia de la movilización ciudadana. No sabía, el pobre, que estaba haciendo historia y que iba a ayudar a descubrir el Watergate de Santa Coloma. Él enfocaba a la mujer antifascista, cuando la información que cambiaría el destino de la ciudad estaba al fondo. La noticia no es solo para el que se la trabaja, sino para el más listo. Por eso la destaparon los sagaces reporteros de Peponio’s, revista de investigación santacolomera, famosa en el mundo entero por sacar de quicio a los politiquillos y juntaletras locales con su humor sutil y trascendente.

A mí me encantó el skup y me alegré –lo prometo- que terminaran dándoles el Pulitzer, al fin y al cabo son colomenses; no como nosotros, pero colomenses. Creo que estoy contento porque soy medio majadero, un periodista aficionado solamente. Eso es vox populi en Santa Coloma. Por eso me resultó tan ingenioso que el redactor jefe de la revista colomenca siluetara las imágenes (¡qué brillante!) y luego las maquillara (¡genial!), dándoles un toque de buen gusto y refinamiento (¡sublime!). Yo no hubiera sido capaz de hacer un trabajo tan fino de orfebrería con el Photoshop, y no me duelen prendas en reconocer: ese tipo tiene talento. Me quedé alelado observando las imágenes de los tres, debidamente pulidas, y con ese baño de oro del sol de última hora de la tarde. Los tres parecíamos felices en las imágenes, que la revista colocó dentro de una casita con apartamentos al estilo de la Rue del Percebe. Admito que se me escapó la risa y me quedé con la boca abierta, de bobo que soy. Esos jodidos genios habían destapado la Rua del Compadreo, superando en agudeza y elegancia al maestro Ibañez. Allí estámos los tres muñequitos en la casita de la Señorita Pepis colomense, a punto de ser famosos, gracias a los profesores cum laude de la información seria de Santa Coloma, que como todo el mundo sabe tiene una gran tradición periodística. En la tira jocosa, el gerente del Ayuntamiento nos da un golpecito en la espalda. Los Peponio’s interpretan que nos felicita por la campaña contra los sagaces reporteros. Por eso, afirman, nos propone una cena para celebrarlo y nos promete una concesión un día de estos… porque los tipos listos como ellos se ríen hasta del Código Penal, que para eso tienen un juez amigo, y bla, bla, bla… Poco a poco sueltan la demoledora exclusiva contra los tres ingenuos ciudadanos de la plaça de la Vila. Me acordé de la frase que me decía en broma un antiguo director: “Que la realidad no te estropee un buen titular”.  Cuánta razón tenía, y que envidia me dan los valerosos reporteros, que usan la revista como si fuera un molinillo de café, solo que en vez de granos trituran a personas.

La culpa es nuestra y solo nuestra, por comportarnos como unos estúpidos. Los tres hablábamos por los codos pese a lo confidencial del asunto (un cohecho) y que había oídos por todas partes. Y mientras conversávamos en plena plaza, los Peponio’s y sus letrados, y sus pretorianos amigos se reunían a escondidas en el restaurante Pulcinella. Entraron raudos y veloces y se dirigieron al altillo, exclusivo y reservado, lejos de las miradas de los vulgares clientes y transeúntes. Era una cena-homenaje a un concejal convergente, que al mismo tiempo es un empleado público ejemplar. Se trata del funcionario más listo del Ayuntamiento, tan listo es que sin hacer oposición alguna, un día fue elevado (a los altares iba a decir, ¡Santo Dios!) de categoría por el alcalde que soñaba con la Gran Santa Coloma, esa ciudad que terminaría comiéndose al pueblucho que hay más allá del Besòs. De la noche a la mañana y sin hincar un codo en los libros, el astuto funcionario dejó el nivel medio del escalafón para subir al nivel superior, por obra y gracia del alcalde imaginativo, y se convirtió en la envidia del vecindario. Lo consiguió, pese a que en esa época no trabajaba de funcionario, sino que ejercía de político y era socio de Gobierno con el alcalde (¿explicará por qué?), aunque creo que no podía sospechar lo del caso Pretoria. Pero los tipos listos tienen cerebro, y también olfato; quizá por eso, solo participó en una de las 14 reuniones celebradas por la empresa pública Gramepark, epicentro de la supuesta red de corrupción económica y política. A él no le pillaron (en las cárceles solo hay pobres y tontos). No sabía nada y además es rematadamente listo, listísimo. Y no exagero, ¿acaso no es listo un tipo que cobra cuatro sueldos públicos sin que su partido se entere?

En su cena-homenaje en el Pulcinella solo había personas de su nivel. Estuvo el exgerente municipal, también ascendido a los altares por el alcalde soñador ese mismo día y, por tanto, bastante más avispado que el actual, que perdía el tiempo en la plaza proponiendo chanchullos a un activista social y a un periodista de medio pelo. El antiguo gerente era tan brillante que se convirtió en la mano derecha del alcalde. Si supieran lo listo que es comprenderían que es imposible que le pasara información al jefe de la red de corruptos en el proyecto de los Cubics, según desvelaron los pinchazos de la Guardia Civil y dejo escrito el juez Garzón antes de que lo echaran de la Judicatura, seguramente por ese error garrafal. Es por eso por lo que me resultó tan injusto que fuera despedido por la actual alcaldesa (mal aconsejada por cuatro sociatas) y, más aún, que un juez de lo Social avalara tan descabellada destitución. Pero, ya se sabe, de jueces, como de políticos y periodistas, hay de todo.

En el Pulcinella estaba uno de los jueces estrella. El hombre, antes de ser magistrado suplente (subrayo el adverbio), fue candidato a alcalde en el 2007 por los colectivos sociales. Lo hizo al grito de los Peponio’s: “Sin mí no sois nadie”, dicen que dijo. Se trata del abogado que cerró su despacho cansado de tanto trabajo y de soportar  las colas interminables de clientes. Un hombre, sabio y honesto, que agotado de popularidad se inscribió en la lista de jueces sustitutos en busca de sosiego y anonimato, y lo cogieron porque vale un potosí. Y como la gente que tiene una inteligencia por encima de la media (europea, diría) puede hacer varias cosas en un mismo día, lo mismo mete a la cárcel a un tipo, que escribe un articulito (con pseudónimo), que  por la noche participa en reuniones de amigos (ajenas a la política eso sí). Incluso, le sobran fuerzas para cantar unas coplas de homenaje a sus antiguos camaradas, porque es de buen nacido ser agradecido.

El nexo de unión entre el juez, el político-funcionario y el exgerente es el redactor jefe de Peponio´s, que se convirtió en el azote de la corrupción tras la detención del alcalde; un tipo genial que hacía unos artículos sesudos, un aristócrata (con castillo y todo, y fantasmas) con una moral y una ética a prueba de una explosión nuclear. Por eso resultó tan incomprensible entre el vecindario, que al maestro de periodistas se lo quitaran de encima de varias organizaciones políticas (así les va); claro, que eso es una peculiaridad de los genios, casi siempre incomprendidos por los ciudadanos corrientes, y más en una ciudad sencilla como la nuestra. Eso lo sabe hasta un estúpido periodista como yo, que si un día fui reportero en conflictos internacionales y periodista de investigación fue por un golpe de suerte, porque talento, lo que se dice talento, cero patatero. Quizá por eso, todavía confío que destape los chanchullos de sus amigos y sus conexiones con los pretorianos, y que deje en paz a la buena gente de Santa Coloma.

Pero, me dan cierta envidia los Peponio’s. Daría dinero por haberles visto nadar en champán en el Pulcinella. Allí dentro, en un altillo exclusivo para su clase, vanagloriándose de sus éxitos, impertérritos y ajenos a la mirada de los ciudadanos corrientes. Lejos de esos pobres diablos que desfilan tras la vidriera o de los infelices que se conforman con el sol meloso y noble de la plaça de la Vila.

El Club Pulcinella (1ª parte)

Anuncis

Quant a Jordi Corachán
Periodista

10 Responses to El club Pulcinella (2ª parte): Los peponio’s

  1. PEPE FABRA says:

    Uf va dir ell,

    Vaya Jordi como te fluyen las letras-palabras, el bueno de Gracían no te llamaría la atención por lo de recomendar ” Lo breve y bueno dos veces bueno”. !!!Mare meva!!!, diría el meu veí de Girona. Cuantas letras amenas has podido reunir en tan largo articulo. Otros se perderian, o harían perderse al lector, en tanto mensaje esclarecedor. Ya se lo digo a mi amigo Fermin Lopera : ” No te metas con la iglesia que saldras con la comunión bajo la lengua”.

    Que lastima que ahora, por culpa del interné, no este de moda las novelas por entregas, como cuando García Márquez escribió Relatosde un Náufrago, porque la novela Peponio´s sería un exito total.
    Tendrías el apoyo de los lectores, tanto en mandarte buenas informaciones y tambien fotitos de la cenita pucinelita. Las malas lenguas dicen que algún camarero infiltraddo realizo la foto de la cumbre borrascosa, ah y que la Sarita de Badalona,la que hizo las fotos del contubernio gent,+gerent+periodista maldito,tambien debe tener alguna fotico en su camara de ayudante de cámara.

    Ah, a los lectores nos has dejado con el alma en vilo, ¿ No habra una tercera parte Pucinella?

    • La idea de la novela por entregas me seduce, pese a que no esté de moda.
      En cuanto a un tercer capítulo, decirte que trataré de complacerte.
      En todo caso habrá que explicar las maniobras que hacen para silenciar a GRAMENET 2.0 y a este periodista, así como los ataques a El Mirall y a J. M. Roca, que ha hecho un buen trabajo en este asunto.
      Saludos.

  2. Joan Carles Mateu says:

    En una palabra: Chapeaux !!!!!!

  3. Juan Lahoz says:

    SE HABRA QUEDADO USTED DESCANSADO. SOY DE CIENCIAS Y AVECES ENVIDIO NO TENER ESTA SOLTURA CON LAS LETRAS. LE FELICITO!

  4. Fermin Lopera Jaen says:

    Riamos porque el mar todavía tiene olas
    y las playas vida. Riamos porque el malvado
    tiene ojos y no ve la belleza de las tardes;

    Riamos porque todavía hay un niño que ríe,
    porque volar es un deseo,
    porque sobrevivir no es lo justo;

    Riamos porque el llanto, la voz y los gestos no bastan
    Riamos por no haber perdido la utopía de los simples
    Riamos porque al final quien ríe el último ríe mejor;

    Riamos porque la hartura no sofoca la luz y las viñas
    siguen oliendo a otoño y cada primavera anuncia
    una respuesta a la esperanza;

    Riamos porque el mundo es de los pobres y la lluvia sigue
    abriendo surcos, porque siempre habrá una voz
    que impide quemar el canto del hombre libre.

  5. Pere Forn says:

    Sr. Corachan: les persones honrades ens quedem també amb les converses a la llum de la tarda a la plaça i no amb la foscor dels amagatalls on intenten que no descobrim la seva hipocresia. He seguit amb interès aquesta polèmica i sobta molt que els Srs. Pepònio i Rodulfo no responguin ni expliquin perquè marxen de festa amb aquestes companyies.

  6. Pedro Jorgejuan says:

    Cuando me han comentado su articulo esta mañana he pensado, bla, otro de tantos. Hace casi una hora que lo leí y sigo anonadado. Le felicito de veras. Haga una tercera parte, porfa.

  7. Andrés Pumares says:

    Sr. Corachán: le felicito por su genial artículo. Claro y maravillosamente escrito, de veras. Que en aprengin!!!

  8. Juan Rueda says:

    He segurido con interes toda la serie de los peponios y me ha encantado. ¿A ver qué dice? Nada, porque no tienen argumentos, solo insultan. Creo que si Gent de Gramenet sacan uno o dos concejales como parcece los peponios estan finiquitados. Tiempo al tiempo.

  9. Retroenllaç: Els jutges avalan l’acomiadament de funcionaris en el cas Pretòria « GRAMENET 2.0

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: