Las genialidades de Víctor Quintillà

El menú otoñal del Lluerna es un festival de sensaciones en torno a las setas

Permítanme hacer una crónica nada objetiva del Lluerna, un restaurante de campanillas a dos pasos de casa. El crack de los fogones Víctor Quintillà y su esposa, Mar Gómez, sommelier y alma mater de la sala, han levantado de la nada un restaurante que está en lo más alto de la mejor cocina del país. Sin embargo, sorprende que casi el 90% de sus clientes sean de fuera de Santa Coloma. Probablemente, si estuviera en el Ensanche barcelonés, iríamos más a menudo.

No soy crítico gastronómico, ni nada que se le parezca. Pero, ayer disfruté como un niño rebañando los cinco platos del menú de otoño. Fue un festival de olores, gustos y colores. No recuerdo el nombre exacto de los platos, pero me acordaré mucho tiempo de su sabor y textura. La velada comenzó con un mojito sólido, una especie de melón impregnado con lima y ron que sabía a cielo bendito. Luego vino un plato de setas con una salsa de ceps, calamar con setas, raviolis que explotaban en la boca, una especie de tambor de patata con sorpresa dentro, un trozo de cochinillo que no lo hacen tan bueno ni en Segovia y qué se yo, mil cosas más. Y para terminar torrija con helado y, después, coca de chicharrones, chupito de leche con canela y brandy y una trufa. Una delicia. De modo, que si pueden no se lo pierdan.

Sin embargo, lo mejor de la noche fue retomar una vieja amistad con José Antonio Quintillà y Juanita Imbernón, los padres del genial chef. Ellos, nosotros y unas cuantas familias más estuvimos enfrascados en la lucha por conseguir guarderías públicas en Santa Coloma en los años 70. Esa tenacidad hizo que se abriera la de la calle de Sant Francesc, y ayer recordábamos con risas ese sufrimiento. Aún los veo entrar en el centro a Víctor y a mi hija, Laia, dos niños de familias humildes de Santa Coloma, cogidos de la mano. Hoy, una es una buena abogada y el otro, un cocinero de postín. Son un ejemplo de que el ascensor social funciona cuando hay igualdad de oportunidades, formación y tenacidad para salir adelante.

Anuncis

Quant a Jordi Corachán
Periodista

2 Responses to Las genialidades de Víctor Quintillà

  1. Eduardo Sanchéz says:

    Como dice mi compañera francesa “j’en ai l’eau à la bouche” nada más leer esta interesante descripción de uno de los mejores restaurantes que tenemos en nuestra ciudad.
    Por unos momentos nos hemos imaginado probando, catando, saboreando.., hemos deleitado con las sensaciones, hemos saboreado los aromas de esos caprichos del paladar, hemos percibido intensa y placenteramente, hemos apreciado…
    Jordi, gracias por el momento, pues por desgracia y al encontrarme en paro no puedo permitirme estos lujos a fecha de hoy. Espero muy pronto cambie mi situación y pueda junto a mi esposa estar en el restaurante y deleitarme como lo he hecho al leer este artículo,

  2. Retroenllaç: Santa Coloma obté la seva primera estrella Michelin « Gramenet 2.0

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: