Noureddine Ziani: “Ni soy espía, ni yihadista”

NOUREDDINE ZIANIENTREVISTA > Pocas veces uno sale de casa con el titular ya escrito. Si no era espía iba a decir que no y si lo era, también. Y así ocurrió, Noureddine Ziani, lo negó de forma taxativa en su despacho de Santa Coloma, de Nous Catalans. Pero al iniciar la entrevista se dio una circunstancia imprevista: se emocionó y lloró. Tenga un pañuelo. No gracias, ya tengo. Ojos ensangrentados, mirada perdida y rostro desencajado. Es que me han hecho una gran putada. Tengo mi vida aquí. Llevo 14 años y ahora quieren expulsarme. Así, de pronto, sin razón.

-Marruecos ha expulsado a varios espías españoles. Puede que sea usted la torna.
-No hombre, si yo no soy ningún espía.

-Entonces, ¿dónde está la confusión?
-Eso debería explicarlo el CNI. Decir en que se basa para expulsar a una persona que reside legalmente en España y estaba tramitando la nacionalidad.

-Le acusan poco más o menos que de alta traición. De ser un riesgo para la seguridad del Estado, comprometer la política exterior y ser una amenaza para las instituciones.
-Sí. Pero no concretan ninguna acusación. En qué basan todo eso que dicen.

-Dicen, por ejemplo, que usted se reunión con un salafista que consideran muy peligroso: Mohamed Atlaouil.
-Sí, es cierto. Pero, lo que no dicen es que intervine para mediar en el conflicto con el Ayuntamiento de Salt. En esa reunión estaban también el alcalde, la concejala de inmigración, el jefe de la Policía Local, el gerente del Ayuntamiento. El CNI no puede lanzar esas acusaciones sin hablar antes conmigo.

-Le espían desde el año 2000. Tiempo han tenido para verificar su comportamiento.
-Pues lo han hecho mal, porque ni soy espía ni un salafista, ni un yihadista, ni nada que se le parezca.

-Entonces, será verdad que se trata de una venganza política. ¿Es porque usted apoya el proyecto soberanista de Artur Mas?
-Eso tendrán que decirlo los políticos, yo no soy político.

-Usted preside la Unió de Centres Culturals Islàmics de Catalunya y el Espai Catalanomarroquins, y trabaja bajo el paraguas de Nous Catalans, que pertece a CDC.
-Nous Catalans es una fundación que nos ayuda, está vincula a CDC, pero no te obligan a tener carnet. Yo no estoy afiliado, ni la mayoría de nosotros tampoco.

-Pero difunde su política entre la inmigración musulmana.
-No, no. Mi trabajo principal es trabajar por la integración y combatir los mensajes radicales de algunos. Luego, es verdad que puedo tener unas posiciones cercanas al nacionalismo catalán o incluso al independentismo, ¿Qué problema hay? ¿Acaso, eso es un delito?

-Por lo visto, sí.
-Si eso es así es una jugada muy sucia.

-¿De qué vive, Sr. Ziani?
-Soy profesor de comercio y consultor de empresas de importación y exportación con Marruecos.

-¿Recibe dinero del Estado marroquí?
-Sí, cobro unas subvenciones por la formación de imanes, dar clases de árabe y organizar actos entre la inmigración.

-¿Tiene la maleta hecha?
-No. La verdad es que aún tengo esperanza de que se imponga el sentido común. Hay muchos islamistas radicales a los que no les tocan.

-¿Se podría llenar un avión?
-Varios.

Anuncis

Quant a Jordi Corachán
Periodista

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: