El ayuntamiento quiere recuperar la Grama

  • LA ENTIDAD QUE PRESIDE FRANCISCO HERNÁNDEZ DEBE 3,5 MILLONES
  • ANTONIO MORALES: “NO VOY A HACER NADA QUE PERJUDIQUE AL CLUB”

moralesLa Gramenet es un enfermo que está en la UVI, en coma y con respiración asistida. La infección es generalizada y, en cualquier momento, se espera un desenlace fatal. El club, fundado en 1923, es hoy casi un cadáver, que dejará un rosario de 3,5 millones de euros a jugadores y técnicos (120.000 euros), a la Seguridad Social, a Hacienda y al Ayuntamiento de Santa Coloma, si un milagro no lo remedia.

El ayuntamiento decidió hace meses dejar a su suerte a la Grama, tras los continuos incumplimientos del convenio suscrito y el intento de negociar con el campo. El ayuntamiento se considera engañado por la directiva de Francisco Hernández, cuyos principales miembros viven fuera de Santa Coloma, y ha favorecido la creación de un club paralelo, de la mano del empresario colomense Antonio Morales, que fue presidente durante 23 años.

Gestión del estadio

Morales, a través de la Fundació Esportiva Grama, tomará de inmediato el control del Nou Municipal, el bar y el resto de instalaciones del campo. Allí entrenarán y jugarán los numerosos equipos de fútbol base de la fundación de Morales. Por contra, los conjuntos inferiores de la Grama serán trasladados al campo de Les Oliveres.

No obstante, el acuerdo entre el ayuntamiento y la fundación permitirá al primer equipo de la Gramenet, que ha quedado noveno este año, seguir en el Nou Municipal, así como el Segundo equipo, que ha descendido, y el femenino, que ha efectuado una campaña excelente. Este es el primer paso para recuperar el club para la ciudad.

No hay casi nadie, ni dentro ni fuera, que crea en la viabilidad económica de la Grama. Tampoco hay nadie que pueda dar el paso y ponerse al frente del club, porque ello comportaría hacerse cargo de las deudas. De modo, que el asalto definitivo de Morales se producirá cuando el enfermo fallezca.

Años de gloria

Antonio Morales admite sus buenas relaciones con el ayuntamiento y coincide en que la Grama necesita una “re-fundación”.

“Vengo a trabajar por la Grama”, sostiene Morales, que agrega: “Los que me conocen saben que no haré nada que pueda perjudicar a este club ni la ciudad que llevo en mi corazón. Pero, un escándalo tras otro es lo que menos nos conviene. Hay que recuperar el prestigo y volver a estar arriba. Cuando yo estaba jugábamos con el Murcia, el Elche, el Llevant o el Castelló; ahora lo hacemos con la Montañesa, con todos mis respetos para ese club, pero no es lo mismo”.

“Estábamos –prosigue Morales– en primera fila, y ahora nos arrastramos por la tercera. Teníamos 2.000 socios y hoy apenas hay 170, y casi ninguno de los más veteranos. Antes sacábamos a jugadores como Oleguer, Tamudo, Curro Torres, Unai Vergara y ahora no se les paga. Yo lo que quiero es recuperar esa imagen tan extraordinaria que teníamos, que era la envidia de muchos club de España”.

Advertisements

Quant a Jordi Corachán
Periodista

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: